tentaculo derecho
Anuncio importante: Subcultura cierra el 31 de enero. Más info aquí.

Seco

Entradas de blog

SECO: de nuevo al ruedo!

Escrito por Simud el 06/10/2012
Sabrán recordar que las continuas tensiones entre guionista y dibujante llevaron a la súbita interrupción del webcómic SECO. Aseguraba el dibujante que su cabeza estaba por estallar, a punto de volar por los aires a fuerza de impactos de guión mortíferamente hiperdetallado. A tal punto esto era así, que Pedro ilustraba su estado de ánimo del siguiente modo:

cbk310min.jpg

Consta a este cronista que la ilustración expresa con puntualidad y franqueza la frustración del muchacho, aunque a fuer de verdad, debemos interpretar la presencia femenina como una mera expresión de deseo.

Lo cierto es que tras unas largas vacaciones hibéricas, Pedro encontró el modo de exorcizar sus fantasmas. Lo cual consistió llanamente en eliminar al guionista. Y esto es lo que hizo. Entre su cabeza y la del guionista, Pedro optó por salvar la propia e hizo volar el cráneo de Blas en pedazos. Claro, debido a las distancias trasatlánticas que separan a ambos sujetos, los destrozos debieron ser simbólicos, en las páginas de su cómic Viral:

viralblas.jpg

Con Blas simbólicamente eliminado, el retorno a las páginas de SECO ha sido más sencillo. Y de eso se trata este post en definitiva, ya que su propósito no ha sido mostrar los enormes dibujos de Pedro (¿cómo se les ocurre?) sino invitarlos al regreso del parco aventurero bíblico. Sí, SECO está de vuelta, y esta vez, ¡ha vuelto para quedarse! Allí nos vemos.

¿Pero qué demonios ha ocurrido con el dibujante de Seco?

Escrito por Simud el 03/08/2012
Imposible imitar en castellano el énfasis del "Whatever happened to the man of tomorrow?" del famoso número de Súperman. Así que dejémoslo ahí. Aunque es casi cierto que Pedro Lobato es un Superman de los lápices. Por lo menos, tiene unos cojones de acero (yo diría "unos huevos de acero," pero los lectores ibéricos me obligan a reajustar mi léxico). En fin, ¿a qué venía esto?

Pues claro, seguramente habrán notado que el famoso y nunca bien ponderado webcómic 'Seco' lleva unas semanas sin actualizarse. Es aquí donde el lector debería desviar la vista hacia el dibujante y señalarlo con un dedo acusador. Pero lo cierto es que para ser justos, Pedro se tenía merecidas unas vacaciones reales, de carne y hueso. Traduzco: se tenía merecido tomarse un descanso de su opresivo guionista (es decir, yo). Hagamos un poco de historia:

Pedro ha venido colaborando con este guionista de modo interrumpido durante casi tres años, en historias largas, cortas, medianas y extra-large. Y si bien muchas veces se prometió un descanso, no pasaba semana en que no hubiese un par de páginas de guión frente a su tablero. De aquí las lacónicas pero terribles palabras que coronaron uno de sus últimos correos, titulado justamente "Crisis":

"Lo he intentado;realmente lo he intentado... aunque es evidente que no ha sido suficiente.
Tu "enfermedad",finalmente me ha vencido."


En aquel correo apocalíptico, Pedro hacía referencia a un par de anteojos que el personaje Seco tenía en una página, y que había quedado olvidado en la siguiente. Claro, el guionista había aprovechado aquella ocasión para sugerir también el agregado de una pluma en la cabeza de otro personaje (si vamos a andar retocando, hagámoslo completo, ¿verdad?)

Tras mi sorprendida respuesta, Pedro respondía (entre insultos que no merecen ser dados a la publicidad):

"...descansemos un poco,unas vacaciones pero ésta vez de verdad y reanudemos en... Septiembre,si quieres y quizás con más fuerza."


El guionista es tiránico y perverso (todos lo sabemos), pero comprensivo. De modo que hasta septiembre será.

Esperemos...

Seco al galope

Escrito por Simud el 08/06/2012
Ejem. Cuentan las malas lenguas que Seco culminó su payada plantándose de pie sobre la silla enclenque y haciendo añicos su criolla contra el suelo de tierra apisonada, al mejor estilo rock-star. Los parroquianos no podían contener su enojo. Algunos, se cuenta, incluso apresuraron su mano en dirección al facón. Pero Seco no les otorgó ventaja. Plegó la bocamanga de su pantalón y atravesó la ventana de un brinco, cayendo listo y montado sobre su veloz corcel... ¿Corcel? De seguro esto merece alguna explicación. Resulta que Pedro Lobato no pudo dejar pasar la propuesta de un art-jam colectivo en Subcultura, y acabó por rendirse ante las exigencias de la propuesta e ilustrando a nuestro bravo héroe en compañía de un robótico y amigable… ¡pony!

¿Quieren verlo? Pues dense una vuelta por aquí, y no sólo se toparán con Seco, sino que podrán disfrutar de las muchas otras propuestas enviadas por los afiebrados lápices subcultureños.

La payada de Seco

Escrito por Simud el 01/06/2012
La paciencia tiene un límite. Guionista y dibujante lo sabían, y comenzaron a lanzar puñetazos a la mandíbula del otro. Afortunadamente, con el Atlántico de por medio no podían hacerse mucho daño. Fue en aquel instante en que una sombra se cuadró bajo el marco de la pulpería. Era él. Alto y fornido, venía envuelto en un poncho raído y polvoriento, y traía una guitarra criolla en su mano buena. Avanzó entre los paisanos que lo miraban descreídos y desconfiados. Enfiló hasta donde lo esperaba el negro, quien limpiaba los últimos rastritos de sangre de su facón.

El forastero le pidió la silla: palabras toscas y sin gentileza. En otro rincón, Recabarren bajó la vista, temiendo lo peor. Pero el negro se puso de pie, guardó el facón en su cintura y señaló:

-Cuidado, maestro, mire que tiene el respaldo flojo. No se vaya a ir de culo y se rompa el marote.

El otro agradeció con la mirada; tomó asiento, templó vagamente la vigüela con dedos de carne y de titanio, y luego de aclararse la garganta con tibieza soltó una payada como hacía mucho que no se oía por estos pagos:


La payada de Seco

Tengo bien secas mis manos,
Así como seca el alma,
Seca la dicha y la calma
Por una historieta seca,
Que ha creado gente hueca
Que no congenia ni empalma.

Pues se sabe que el amor
De guionista y dibujante
Es un engendro aberrante
Que de amor no tiene nada,
Y mucho tiene de asnada
Floja, vil y petulante.

Son estas razas opuestas
En el fondo semejantes:
Uno pule sus diamantes
Con palabras y razones;
El otro utiliza crayones,
Reglas, tintas y secantes.

Mas los dos buscan lo mismo,
Buscan dar con la criatura,
Con guión, con estructura,
Estando en todos los ápices,
Con pinceles y con lápices
De punta blanda o bien dura.

Así van buscando gloria,
Más ninguno es muy certero.
Cavila uno el mundo entero
Y el otro, pues, lo dibuja;
Uno ante un teclado puja
Y el otro frente al tablero.

Pero ninguno comprende,
Ninguno toma conciencia
Que ha perdido la paciencia
Esta alma que ellos destejen;
Bien quisiera que me dejen,
Que me den una licencia.

Pues me he hartado del manejo
De esta gente malparida
Que se adueñó de mi vida,
Que dispone y manosea;
Que sólo tiene diarrea
En su cabeza podrida.

¡Oigan, pues, lo que les digo!
¡Y oigan bien que no repito!
A mí ya me importa un pito
Si me crearon o qué;
¡Se acabó, ya me cansé,
Para mí esto es inaudito!

Quiten sus manos de encima,
Se van ustedes, no yo.
Y no vengan con que no:
Se van donde deban ir,
¡Ya comiencen a salir,
La puta que los parió!

Se van a la conchinchina,
Con su soberbia y desmadre,
Y por más que mal les cuadre,
Si no quieren que los muerda,
¡Váyanse bien a la mierda
Y a la concha de su madre!

Bigatti vs. Lobato bis

Escrito por Simud el 26/05/2012
Nos había quedado una ilustración en el tintero (sí, qué oportuno). Ésta fue la reacción de Pedro ante la inane poesía de Blas. Si no habíamos podido publicarla desde el principio, fue porque anticipaba cierta característica de nuestro personaje que convenía mantener en incógnita. Pero bien, ya podemos darnos el gusto. Baste una aclaración: que la ilustración no los engañe: con el Atlántico de por medio, la violencia en esta relación es más simbólica que física:

10-08-Enojados1.jpg

Bigatti vs. Lobato 3

Escrito por Simud el 11/05/2012
Nuestro analista ha alzado la cabeza. Obseva con atención y mide las palabras con las cuales dará su veredicto: "La solución a vuestro problema (sí, es un analista español) escapa a mi ámbito de especialización. Os recomiendo un buen cirujano o, en su defecto, un carnicero sin escrúpulos." Con Pedro nos miramos sin entender. Nuestro odio no ha menguado, lamento decirlo. Antes de abonar la sesión, atrapamos nuestro reflejo en el espejo junto al diván: ¡horror! Ahora comprendemos las palabras del analista. Pedro prontamente toma el lápiz y trata de captar la enormidad de nuestra fealdad. Yo, habiendo gastados mis últimos pesos en el analista, descarto de entrada la posibilidad de un tratamiento quirúrjico. En cambio, busco mis tijeras.

-No seas capullo -me dice Pedro (claro, él también es español)-. Nos vamos a desangrar.

-Mejor así -le digo-, a ver si le ponemos un poco de color a esto, que ya estoy hasta las pelotas de tanto blanco y negro.

Y tras pensarlo un poco agrego:
-Y pendejo serás vos. ¡Pendejo! (claro, yo en cambio, hablo rioplatense).

10-10-Cara+a+cara-red.jpg

(Cara a cara, la conclusión de Pedro Lobato a esta crisis de pareja)

Bigatti vs. Lobato 2

Escrito por Simud el 04/05/2012
Afirmemos la nuca sobre el diván, mientras nuestro analista alza su libreta y garabatea la lista del supermercado haciéndonos creer que nos escucha y que lo que tenemos para contarle le interesa. Claro que no, a nadie interesa las angustias de dos seres angustiados y angustiantes. Pero nosotros no vamos a perder la oportunidad de verbalizar nuestros complejo. Tal vez, así, logremos superarlos. Esta vez, tocó el turno al guionista de este matrimonio en crisis:

Paciente número 2: Blas Bigatti

"¿Odio a Pedro? ¡Claro que lo odio! ¿Por qué esconderlo? Si él lo sabe, lo mismo que sé yo de su odio. Somos gente enferma y torturada, y es más, disfrutamos de nuestra tortura. Pero mi odio hacia Pedro no es el odio hacia un némesis, no es el odio de un Batman hacia un Guasón. No, el mío es un odio más filosófico. Es el odio que surge de la profunda imposibilidad de concretar los ideales. Es el odio que la teoría siente por la práctica, el odio que el cerebro siente por el cuerpo. Sí, yo no me siento un Batman, me siento tal vez como un Robocop mal ecualizado. Han transplantado mi cerebro a un cuerpo extraño, despreocupado y caprichoso. Y este cuerpo es Pedro. Yo le digo, caminemos hasta la esquina, pero él camina hasta el cordón de la vereda. Le repito: “¡Hasta la esquina, hasta la esquina!” Y él se monta a su moto y conduce tres cuadras. “¡Hasta la esquinaaaaa!!!!” le insisto, con delicadeza. Entonces él pega un giro y desaparecemos entre calles que no conozco. Ya descorazonado, hago mi último intento: “¿Hasta la esquina?” Y de pronto, ahí estamos, en la esquina. Claro que ya no es la misma esquina, porque el camino ha dejado su marca en nosotros, pero es la esquina, ¿no? Así que para qué vamos a quejarnos. Ya comienzo a apaciguar mi bronca cuando Pedro levanta la vista y me dice: “¿Y ahora?” “Hacia la otra esquina,” le digo yo, y sé que la aventura va a ser larga; pero también sé que de eso se trata, de una aventura. Y ahí es cuando mi odio desaparece y Pedro vuelve a ser el amigo, el compinche, el socio en esta tortuosa pero sumamente divertida aventura."


A continuación, la forma que encuentra Blas para responder a las arremetidas visuales de Pedro (nótese la menor efectividad de la poesía a la hora de transmitir enojo violento; definitivamente, recomendamos que Blas aprenda a dibujar):


Con el cielo por testigo
Este guión he terminado,
Con acción, como es debido,
Y detalles bien pensados.

Mas si Pedro, descuidado,
Hace lo que le parece,
Logrará verme enfadado
Y no habrá página trece.

Habrá bronca y habrá saña
Y habrá una enorme patada
Volando de aquí hasta España
Para darle en la quijada.

Próximamente: Bigatti vs. Lobato 3

Bigatti vs. Lobato 1

Escrito por Simud el 27/04/2012
Toda relación entre guionista y dibujante encierra tensiones, profundas desconfianzas y odios; pero también amores. Nosotros evitamos el abultado costo de las sesiones de análisis de pareja transoceánicas, echando nuestra psiquis sobre la mesa. En esta primera entrega, Pedro Lobato hace catarsis a través de sus palabras y dibujos (cualquier interpretación psicoanalítica sin fines de lucro será bien recibida):

Paciente número 1: Pedro Lobato

"¿Qué odio de Blas? ¿Lo odio a él, en todo su conjunto? Puede... pero es un odio con admiración; como el que siente Lex Luthor hacia Superman, el Joker hacia Batman o Rasputín hacia Corto Maltés... Sí, si no nombro a Corto, reviento. Así es, para mí, Blas es el bueno, el que te toca los co..nes pero con sutileza, con educación y mucho respeto... Tanto que a veces me darían ganas de extrangularlo, ¡y lo hago, aunque con mis dibujos, claro! Pero odiaría aún más a un Blas grosero, prefiero no imaginarlo.

¡Me gusta su perfeccionísmo describiendo lo que ha de aparecer en cada viñeta! El problema es que normalmente es eso o eso y no hay más; tiene muy claro lo que quiere ver en esa viñeta y hasta que no esté así no parará; bueno, a veces en sus guiones hay por ahí algún "a ver qué se te ocurre." ¡Es un engaño! Pero lo que más odio y lo que más admiro es que al final de cada página, haciéndole caso, el resultado suele ser genial.

¿Qué haría Luthor sin Superman? ¿Qué haría el Joker...? ¿Y qué haría yo sin Blas? Seguramente buenos trabajos, pero... ¿sería SECO un personaje tan cañero como lo es y será? Seguro que no."

A continuación, una ilustración que demuestra cómo el odio desenfrenado de Pedro es correctamente canalizado a través de la tortura y destrucción de un Blas dibujado:

10-06.jpg

La física de un dibujo

Escrito por Simud el 20/04/2012
El universo es un tanto complejo y las paradojas están a la orden del día: una pelota de basquet y una pluma caen a la misma velocidad, el tiempo pasa más lento cuanto más rápido nos movemos, y cosas por el estilo. La física de un dibujo no sacude menos el sentido común. Así había dibujado Pedro la segunda viñeta de la página 12:

moto1a.jpg

Como esta visualización contradecía un importante punto en el guión, Blas no tardó en comentar, “habría que ubicar la rueda trasera medianamente paralela a la línea de la pared” y continuaba, anticipando el enojo de Pedro: “Ya que vamos a tener que cambiar la moto…”

Pero claro, es que los guionistas habitan un universo newtoniano. Por eso Pedro tuvo que aclarar:

…la moto la dejé como estaba y puse la pared más paralela a ésta y no al contrario, jeje. En la vida real hubiese sido más fácil mover una moto que una pared, pero dibujado, como que no, más bien al contrario.

He aquí la compleja solución:

moto1.jpg

Una oscura pregunta queda pendiente en nuestras asombradas cabezas: ¿Qué universo habitarán los dibujantes?

Pequeño retraso por problemas atmosféricos

Escrito por Simud el 08/04/2012
La Argentina es tierra de acostumbrados cataclismos políticos, pero de clima benevolente. Rara vez podemos apreciar las inclemencias temporales que vemos con sorpresa y a la distancia desde nuestras pantallas de tevé. Durante esta semana, sin embargo, el oeste del Gran Buenos Aires recibió un impensado sacudón a causa de un pequeño tornado que nos arrancó de nuestro acostumbrado confort. Árboles derribados, techos volados, galpones derrumbados, vuelcos, incendios y consecuente revuelo social. Desde hace cuatro días ya, que buena parte de la zona se ha quedado sin energía ni agua. Nos arreglamos como podemos, sin quejarnos demasiado y conscientes de que siempre pudo haber sido peor. Ésta y no otra es la razón de que nos hayamos retrasado algunos días en nuestra publicación de Seco (y de que nos retrasemos algunos días más en volver a publicar 'La tetera de Russell').

Sepan disculparnos. Y gracias. Estamos bien, que es lo importante.

Hasta pronto!

Proceso 3: montando y rotulando de Seco (primer paso)

Escrito por Simud el 30/03/2012
Todo llega a su fin, y la elaboración de una página de cómic (¡gracias al cielo!) también. La última etapa en este ping-pong de creatividad que es Seco, vuelve a manos de Blas. Veamos qué tiene para contarnos:

Etapa 3: Montaje

Primer paso: montaje y nivelado


Sí, Pedro dibuja muy bonito, pero, como la mayoría de los mortales, carece de un escáner de grandes proporciones. Esto lo obliga a escanear cada página en tres partes que después yo subo al Photoshop ™ (¡siempre quise poner ese simbolito!). Con cierta dedicación y algo de fastidio, me ocupo de acomodar las tiras de modo que coincidan, lo que no siempre es sencillo, sobre todo porque Pedro no sólo no tiene una escáner de grandes proporciones, sino que también suele enviarme algunos escaneados bien torcidos que después no son nada fáciles de acomodar. Pero yo sé que esta es su pequeña forma de desquitarse por las molestias que yo le causo. Y debo admitir que es un castigo justo.

Aquí, las tiras originales recién saliditas del horno de Pedro, para la página 5 del Prólogo. Notarán que se trata éste, de un caso excepcional en el cual, dado el tamaño de las viñetas, sólo dos escaneados han sido necesarios (¡qué alegría me ha deparado esta página!):

Explorar.jpg

Explorar0001.jpg

Tras el montado, retoco los niveles de blanco y negro, tratando de que no se pierdan muchos grises (evitaré el chiste racista, como imaginarán) y dejando todo listo para el paso siguiente.

Así es como queda la misma página montada y con los niveles retocados:

Pag5red.jpg

Próximamente:
Mondato y rotulado (paso final)

Proceso 2: dibujando a Seco (lápiz y entintado)

Escrito por Simud el 24/03/2012
Pedro Lobato nos continúa ilustrando sobre el proceso de ilustrado (valga la redundancia) de nuestro bienamado cómic:

Segundo paso: dibujo a lápiz

Luego, y tras confirmarme que voy por buen camino, me apalanco en el tablero, ahora con el A3, y hago los bocetos mucho más detallados. Prácticamente, y salvo cambios de última hora (que no suelen ser frecuentes), estos bocetos irán entintados tal cual.

Aquí, el boceto a lápiz para la tercera viñeta de la página anterior:

Post003-1.jpg

Tercer paso: entintado

Es en la parte del entintado en la que más me relajo, y en la que siento menos la presión de mi enfermo guionista (para saber de qué enfermedad padece, los animo a consultar artículos como "Acerca de...")

Como ejemplo, la viñeta anterior, entintada:

Post003-2.jpg

Y bueno, tan solo decir que una vez entintado y escaneado, vuelvo a pasarle el muerto a Blas, para que acople los recuadros y bocadillos y haga que ésta sucesión de viñetas comience a parecer un cómic...

Próximamente:
Proceso 3: montando y rotulando a Seco

Proceso 2: dibujando a Seco

Escrito por Simud el 16/03/2012
Durante las últimas semanas compartimos los pormenores del proceso de guionado de Seco. Ahora llegó el turno del dibujo. Es aquí donde las ideas se vuelven carne. Y el carnicero de esta historia no es otro que Pedro Lobato. Con él los dejamos entonces, cuchilla en mano, para que nos salpique con el jugo dulce de su arte:

Etapa 2: dibujo

Turno ahora para el dibujante de ésta historia...es decir, mi turno. ¿Y cuál es mi función en Seco? Así es, dibujar, dibujar y dibujar.

Importante: dibujar mejor o peor no es suficiente en el mundo del cómic; también es importante no ponerse a dibujar con una enorme resaca. Así como es fundamental tener conocimiento de algunas cosas como la anatomía humana en todas sus facetas: tamaños, personas de distinta edad y sexo (mmm, sexo… ¡cuidado que me despisto!), orgullosos, amargados, inteligentes, estúpidos, duros...

La anatomía de los animales también conviene dominarla. Y la anatomía expresiva: enfado, miedo, alegría, sorpresa, maldad, amenaza, poder... Junto con otras cosas: perspectiva, luz, sombra, objetos, mecanismos, gravedad, vestidos, arquitectura, movimiento...

Y más cosas aún: el propio lenguaje del cómic. Como por ejemplo los bocadillos, que pueden variar su forma según lo que se quiera transmitir: hablar, pensar, gritar...

Esto y mucho más es importante tener en cuenta a la hora de ponerse a dibujar un cómic (arte bastante marginado, ya que habitualmente se suele "respetar" o tener en "cosideración" a un escritor o a un dibujante o pintor, cuando el cómic es la compleja tarea de unir estas dos disciplinas, algo que por lo general se suele tachar de infantil o poco serio).

Así que ahí estamos, trabajando y creando historias, e intentando mejorar en cada nueva página, sabiendo que solo unos pocos aprecian nuestro trabajo. Pero bueno, a veces unos pocos son muchos, ¿no?

Y ahora paso a contar mi forma de trabajo en esta historia:

Primer paso: lectura y boceteado


Primero suelo leer el guión de la página completa que Blas me ha mandado. Luego cojo un cartón rígido algo mayor que un folio A4 y vuelvo a leer más detalladamente la página, y hago unos rápidos bocetos de cada hilera y cada bocadillo con algunas anotaciones que puedan ser importantes. Últimamante, son éstos monigotes los que mando a Blas para ver si coincidimos en la visión que ha de aparecer dibujada.

Como ejemplo, los monigotes para la página 5 del prólogo:

Explorar0001.jpg

Próximamente:
Segundo paso: dibujo a lápiz

Proceso 1: Guionando a Seco (tercera parte)

Escrito por Simud el 10/03/2012
Antes de pasar a la parte importante (el dibujo, claro), hay más aún sobre proceso de guionado de Seco. El guionista de esta criatura nos comenta su último paso:

Tercer paso: la escritura del guión

Finalmente, con los textos y bocetos ya definidos, llega el momento de sentarse frente a la computadora y volcar todo de modo formal y claro. Esto significa escribir mucho, mucho. Siguiendo las enseñanzas del famoso aforismo que dice que ‘una imagen vale más que mil palabras,’ suelo escribir miles y miles de palabras por página (algo que ha hecho de Pedro un gran lector). Sin dudas, esta es la parte más intensa del trabajo, aunque no es la más compleja. Eso sí, definitivamente es la parte más aburrida y odiosa, sobre todo porque no implica crear, sino volver a reescribir y repasar lo que ya está creado, algo que detesto. Pero es la única manera de enviarle a Pedro algo medianamente comprensible.

En un día, puedo llegar a tener una o dos páginas de guión que van derecho a la casilla de correo de Pedro ni bien terminadas. Y en dos días…, bueno, el doble, obviamente.

Como ejemplo, un fragmento de la página 5 del prólogo:


PÁGINA 5
Tenemos ahora cuatro viñetas apaisadas. El tamaño de cada una lo dejo a tu consideración.

Viñeta 1
Tenemos un acercamiento a los ROBOTS. Vemos al ROBOT MÉDICO sobre la izquierda de la viñeta. Está un poco de espaldas a nosotros. Acaba de encontrar algo y lo alza para un mejor análisis: se trata de un brazo robótico (que será el brazo de nuestro personaje en el futuro).

Mientras tanto, vemos al ROBOT RECOLECTOR en un plano pecho, sobre la derecha de la viñeta. Éste observa hacia el suelo, pues acaba de encontrar algo.

Ambos hablan:

Robot Médico:
REPORTO BRAZO CIBERNÉTICO. NO HAY RASTROS DE SU DUEÑO.

Robot Recolector:
REPORTO LIBRO RELIGIOSO EN BUEN ESTADO.



Ya con el guión enviado, es Pedro quien toma la posta. Y como Pedro es muy esmerado, no se pasa un día sin que chequee su correo. De modo que no hay que esperar demasiado antes de tenerlo encadenado a su mesa de dibujo. Pero de este y otros males ya nos escribirá él mismo la próxima semana, cuando tengamos su relato de la segunda etapa de este proceso: la etapa del dibujo.

Próximamente:
Dibujando a Seco

Proceso 1: Guionando a Seco (segunda parte)

Escrito por Simud el 03/03/2012
Continuamos desentrañando el modesto proceso de producción de Seco. Seguimos todavía, avanzando con la etapa del guionado (no es sea tan importante, claro, pero este tipo se toma su tiempo para estas cosas):

Segundo paso: diálogos y diagramado de página

Con la sinopsis como hilo conductor, se da comienzo al planteo del guión. Personalmente, suelo comenzar por los diálogos, que garabateo en hojas sueltas cuando sea que me asalta la inspiración (algo no tan frecuente como deseado). Una vez que los diálogos están medianamente definidos, entonces paso a diagramar las páginas y viñetas mediante precarísimos bocetos (tan precarios que muchas veces ni yo mismo entiendo lo que dibujo; razón por la cual suelo acompañarlos con docenas de flechas y comentarios explicativos). En estos bocetos va tomando forma la narración propiamente dicha. Aquí se van volcando imágenes e impresiones acumuladas hasta el momento, así como ajustándose las ideas y los textos. Pero el resultado aún no es más que un borrador incomprensible para otros seres humanos (y para unos cuantos entes suprasensoriales, para qué negarlo).

Aquí, un fragmento de las notas para la página 5 del prólogo:

bocetos-frag.jpg

Próximamente:
Tercer paso:La escricura del guión

Proceso 1: Guionando a Seco

Escrito por Simud el 25/02/2012
En un blog como este, no podía faltar alguna entrada dedicada al proceso creativo. Claro que es debatible cuánto de creativo tiene Seco, pero de seguro es un proceso, ¿verdad? El asunto entonces sería develar cómo es que se va elaborando esta historia, en cuántas etapas se divide el trabajo, quién paga la cerveza, y cosas por el estilo.

Como entendemos que el equilibrio mental de más de uno depende de que develemos estos misterios de alcance universal, vamos a abrir nuestro cofrecito de los secretos y a echar luz sobre las distintas etapas en la factoría de cada página de Seco. Y como pensamos echar mucha luz al asunto, recomendamos un buen par de lentes oscuros, no vaya a ser que se encandilen.

Hay tres etapas generales en el desarrollo de Seco: el guionado, el dibujo, y el montaje. Comenzaremos por el principio, como corresponde, y para esto, los dejamos en compañía de Blas, el guionista de esta aventura (es decir, yo)
:

Etapa 1: guionado


Antes que nada, permítanme desahogarme. Existe un mito en el universo de los cómics que dice que en una historieta, todo el trabajo arduo lo lleva a cabo el dibujante, quien pasa días abrumado, sentado como un condenado frente al tablero de dibujo mientras al guionista no le toma más que unos minutos realizar la descripción de una viñeta que puede llevar días de dibujo y coloreado. Y sí, nadie quisiera restarle heroicidad a la labor del dibujante, pero si el trabajo del guionista es rápido y cómodo, entonces ciertamente debo estar haciendo algo terriblemente mal.

Primer paso: idea, planteo general y sinopsis

Admitámoslo, describir una viñeta puede no ser una carga importante, pero antes de describir nada, hay que dar con una idea que merezca la pena ser contada. Con Seco, todo comenzó con un personaje dibujado por Pedro. No había nombres ni historia. Apenas una personalidad intuida. Había que pensar un argumento. Crear una historia es ante todo un ejercicio mental que implica pensar y pensar, ensayar opciones, refutarlas o aprobarlas; un ejercicio bastante cómodo por cierto, ya que todo pasa por la cabeza, aunque ejercicio al fin. ¿Y dónde se ejercita uno? Bueno, mientras se va por la calle, o se toma mate, o se lee el diario, o se trata de dormir, o se tiene sexo (cada vez menos) o se piensan en otras historias… En fin, el asunto es que esto suele llevar sus buenas horas semanales. En el caso de Seco hay que reconocer que fuimos bastante afortunados, ya que bastó una semana para tener una idea general de hacia dónde podría ir la historia. Eso sí, tomó todo un mes tener el argumento medianamente definido. ¡Todo un mes de ejercicio! (Y después dicen que no somos gente saludable.)

Como Seco es un proyecto compartido, cada vez que había alguna nueva idea durante este mes, la charlábamos con Pedro vía mail o vía paloma mensajera (claro que nos hubiese encantado juntarnos en un café; pero al tener el Atlántico de por medio, no nos pareció conveniente). Después de las primeras semanas, quedó claro para nosotros que el mail era mucho más efectivo que las palomas mensajeras, de modo que yo liberé mis palomas y Pedro hizo un puchero con las suyas.

Con el argumento general acordado, entonces, pasé a fragmentar la historia en capítulos independientes y a escribir una sinopsis de cada capítulo que pudiera funcionar como guía para el futuro. La sinopsis del Prólogo, por ejemplo, rezaba:

Una infinidad de proyectiles en órbita son disparados sobre la tierra. A medida que vemos la hecatombe llevarse a cabo, vamos oyendo fragmentos bíblicos que narran el diluvio universal y el exterminio del hombre. Los fragmentos terminan con la alianza entre Dios y los hombres, y su promesa de no volver a eliminar a la raza humana. Tras la destrucción del planeta, vemos unos robots revolviendo entre los escombros. Uno de ellos encuentra una Biblia y concluye que Dios no existe, pues si existiera, hubiera cumplido su palabra.

Próximamentet:
Segundo paso: diálogos y diagramado de página

To be continued…

Seco: Bocetos de robots

Escrito por Simud el 18/02/2012
Esta semana hemos reducido nuestas páginas actualizadas a tan sólo una. Se nos ocurrió que una manera de compensar esta carencia es compartiendo algunos detalles de los primeros personajes de nuestra historia: un par de robots con algo de filósofos y amanerados. Dejo el fragmento del guión que describe la primera viñeta en que hacen su aparición. Allí tienen mi descripción de los muchachos. Luego, lo jugoso: los bocetos de Pedro con las primeras ideas para estos personajes.

Prólogo-pag4v3.jpg

El polvo ya se ha asentado y la imagen es clara y nítida. Descubrimos que las dos sombras que avanzaban eran dos robots. Un ROBOT MÉDICO y un ROBOT RECOLECTOR. Paso a describir a estos personajes, a quienes veremos en más detalle en la próxima página:

El ROBOT MÉDICO está compuesto por dos partes bien diferenciadas: un torso, con varios brazos y una cabeza robótica, pero cuyo contorno permitió la confusión con seres humanos en la viñeta anterior, y una parte inferior compuesta por ruedas de tipo oruga, como los tanques (imágenes 8-10). Detrás de sí, también sobre estas largas ruedas, trae una camilla y distintos apéndices (como brazos) para operaciones quirúrgicas. En su pecho, este robot tiene una cruz roja.

El ROBOT RECOLECTOR es estructuralmente igual al MÉDICO sólo que posee dos brazos con garras excavadoras, y en lugar de poseer una camilla a su espalda, posee una especie de volquete, donde va depositando los objetos de valor que encuentra.

En esta viñeta, ambos robots avanzan hasta volverse reconocibles, aunque es posible que muchos detalles de su composición aún nos queden sin ver. Está bien que sea así, ya que veremos más de ello en las próximas páginas.


Explorar.jpg

Explorar0001.jpg

Banner publicitario

Escrito por Simud el 12/02/2012
Ciertamente, con Pedro no entendemos mucho las costumbres y sutilezas de comunidades como Subcultura. Sabrán ustedes perdonarnos, pero somos gente huraña y retraída, aún dentro de la web. Así y todo, estamos esforzándonos por perder los miedos y abrirnos a nuevas experiencias (salvo las sexuales, claro, para las cuales nuestras esperanzas ya están perimidas).

Hoy queremos volver a agradecerles el honor que nos hacen siguiendo nuestra pequeña gran historia, y (para aquellos más corajudos aún), la valentía de leer este tímido blog, desde el cual pensamos ir mostrándoles la trastienda de Seco y desnudando nuestro trabajo (¡sí, sólo nuestro trabajo!).

Ya hay mucho Seco escrito, dibujado y archivado, así que no está en nuestros planes dejarlos colgados. Para aquellos que lo deseen, los animamos a que incluyan alguna referencia en sus blogs o a hacer correr la noticia del modo en que puedan. Para esto, armamos unos pequeños banners publicitarios cuya utilidad ignoramos (pueden usarlos para cualquier otra cosa que se les ocurra, claro; aunque tal vez no sirvan de nada).

En fin, que no hacemos las cosas por útiles, ¿verdad? Sólo porque las disfrutamos. Así que tengan por seguro que Seco volverá en una semana.

¡Saludos!

publicidadbig.jpg

publicidadsmall.jpg

Un logo Seco

Escrito por Simud el 05/02/2012
No hubo mucha discusión al respecto. Hacía falta un nombre, y mirándole la geta a este muchacho, Seco se caía de maduro. A Pedro le gustó, y propuso armarle un letrero relleno de piezas robóticas. No acabamos de acordar el nombre, que al otro día el letrero ya estaba hecho. Continuamos este intento de blog con algunas muestras más del trabajo de Pedro entonces. Aquí van el letrero original y una segunda versión negativa y a color. Finalmente, la version en negativo y blanco y negro que acabó quedando. Ésta fue nuestra elegida, pero claro, ¿cuál será la de ustedes?

¡Comienza Seco!

Escrito por Simud el 31/01/2012
Finalmente, junto a Pedro Lobato (lápices y pinceles detrás de esta historia) decidimos largar con Seco en Subcultura. De a poco los iremos poniendo al día acerca de esta serie, que acaba de sufrir un impasse de un año y que pronto estaremos abordando a cuatro manos: ¡dos arcos narrativos paralelos!

Por el momento, y para dar comienzo a esta aventura, queremos que disfruten del primer capítulo del Libro I: Génesis. Ésta es la introducción a una historia gigantezca (sí, somos gente insensata) que pretende recorrer la mayoría de los libros bíblicos desde un lugar singular: una biblia cínica, post-humana y post-apocalíptica. Y éste que tenemos aquí no es más que el primer capítulo de los cuatro que constituyen el libro introductorio.

Creemos que al ritmo de un capítulo por año, la introducción de nuestra historia debería estar concluida hacia el 2014. Y, de acuerdo con los cálculos estimativos que hemos hecho con Pedro, deberíamos estar concluyendo toda la serie a los noventa años (creo que no es una mala perspectiva si tenemos en cuenta que quizá la humanidad descubra el secreto de la inmortalidad en los próximos diez. Y si no, qué va, lo cierto es que nos estamos divirtiendo bastante.)

Tal vez para compensar nuestra ansiedad (sí, además de insensatos, también somos ansiosos), este año nos hemos propuesto avanzar de forma paralela en el capítulo segundo del Génesis y en el primer libro de los Evangelios. Es decir, que nos estaremos salteando unos cuantos libros por mero capricho autoral (sí, somos insensatos, ansiosos y caprichosos, qué le vamos a hacer).

Así que ésto es lo que tenemos preparados para ustedes durante este año. Ojalá puedan disfrutarlo tanto como nosotros. Para terminar, un pequeño obsequio: las tintas de la ilustración que Pedro ha preparado para la portada de este primer capítulo.

Salud!